1. Amo la naturaleza, creo que es una gran maestra. Me ha enseñado que los seres más inseguros son los que reaccionan de un modo más violento y los más seguros tienen una fuerza y un coraje que les hace proteger a quienes estén en peligro.
  2. Siempre me ha herido, desde pequeña, la confusión en los términos “sensibilidad” y “debilidad”. Me consideraba muy sensible, pero también muy fuerte. Me tranquilizó pensar que la naturaleza era igual. Es fácil que las personas la dañen (sensibilidad), pero su fuerza es indiscutible.
  3. Sufrí el maltrato en todas sus dimensiones y creo que esto me ayuda a tener un punto de vista REALISTA sobre esta situación.
  4. A los doce años leí mi primer libro de PSICOLOGÍA y tuve claro que eso sería lo que haría el resto de mi vida: entender cómo funcionamos las personas y ayudar a que funcionemos como necesitamos para SENTIRNOS LIBRES Y FELICES.
  5. Cuando estudié sexología me enfadaba con los profesores porque trasmitían valores en mi opinión machistas, confundiendo libertad con más sexo y más variado. Desde mi indignación afirmé: “¡Dios, tengo que escribir un libro!”. Y mi profesor Amezúa, uno de los mejores sexólogos de Europa, me retó diciendo: “Pues ya estás empezando”. El resultado fue mi primer libro: “Amor o miedo y otras paradojas de nuestro tiempo”.
Lourdes Relloso: Escapa del maltrato
Menú